¿Y si plantásemos los naranjos?

En tal caso cabrían varias alternativas, la mejor de ellas sería la que hubiera que emprender  como decisión de inmediato e implementarla como sistema de forma gradual. Ninguno de los dos campos de poder en pugna puede vencer por sobre el otro, ni el popular por sobre el imperial ni viceversa. De todas formas habría que ver antes que queda de la redonda porfía del campo imperial en su ya desesperado salto al vacío. Mejor que fuéramos olvidando antiguas antinomias excluyentes, como ya hemos dicho. El antiguo Imperio tiene por costumbre experimentar un modelo en una región determinada y pequeña cuando es nuevo y necesita ponerlo a prueba. Hoy en día es bastante tarde para esperar y el tiempo se acaba, así que propondremos recrear varios pequeños centros experimentales al interior de la Alianza del Pacifico y del Mercosur, pues la solución debería ser equilibrada en forma global para evitar peligrosos efectos mariposa. La idea es desarrollar sin destruir lo preexistente pues de lo contrario construiremos sobre un basural tóxico e inestable en lo social, donde cabrían ideas ya enterradas y de nuevo el circulo vicioso colonial antiguo. Un nuevo ciclo colonial conduce a la guerra de clases nuevamente, así que lo descartamos. El tiempo urge: recurriremos pues al mas amplio y permisivo empleo de la tecnología y la cooperación entre extraños, epa! Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s